Luna Llena: Celebrando en Plenitud la Esencia de Cada Frijolito

Sopita de frijoles preparados en la cocina de una de mis posadas en Cleveland, OH – Isla Tortuga

Mientras cocino una sopita de frijolitos para compartirla en familia. Mientras preparo los ajos y otras especias que voy a incluir en esta deliciosa sopa de frijoles rojos, frijoles de seda, expreso gratitud por tener acceso a estos frijolitos, a este sustento que me permite conectar con la Tierra de origen de mis ancestras.

La sopita de frijoles para mí, me genera una profunda sensación de estar en casa, es permitirme recordar el olor de la cocina de adobe, de barro donde mi mamita y mama cocinaban y nos enseñaron a cocinar. 

El olor que despiden los frijolitos hirviendo, esa esencia que toca suavemente la piel de mi naríz, y sube lentamente como un susurro poético por las fosas nasales y llega a través del olfato llevando señales cariñosas a mi cerebro, una vez esas esencia es reconocida por mi ser toda mi piel se despierta, siento la piel de gallina, con esa sensación de despertar. 

Entonces, me recuerdo que la disciplina de dedicar el espacio para cocinar la sopita de frijoles me hace sentir empoderada y enraizada. Especialmente esos frijoles de seda que fueron cosechados en tierra Mesoamericana. Ya sea que me encuentre con familiares, con amistades que me dan hospedaje, sea cual sea la Tierra que peregrino, cuando me permito estar en la presencia de la esencia salvaje que despide la sopa de frijoles hirviendo en ese fueguito sagrado, siento una profunda felicidad. Esta conexión con los frijolitos me hace sentir abundante, despierta y en casa. Es pues esta, la ganancia más dichosa que celebro en esta bella Luna LLena en Acuario. 

Cuando llega el momento de saborear esa sopita de frijoles con arroz, aguacate, y tortilla de máíz, todo cultivado con mi trabajo, cultivado con el fueguito de mis manos, el fueguito transformador de mi centro útero-corazón-intuición que responde a una necesidad de mi cuerpo en este momento presente, siento gratitud. Mientras saboreo cada cucharada de esa sopita, cuando mi paladar siente la sensación caliente, la sensación energética de cada una de las especias –ajos, sal, cebolla, pimienta, cilantro– cuando me permito desconectarme de lo de afuera del Ser que me confunde, para danzar en un rezo poético con mi sagrada comida, yo encarno la Poesia narrada por mis antepasados. 

En estos días calurosos de verano en la Isla Tortuga, tomar sopita de frijoles me recuerda tanto a las Tierras de dónde vengo, dónde crecí, ese fueguito del abuelo Sol, ese fueguito cósmico, se entreteje con el calor de la sopita. El fueguito es causa y efecto infinito, estos calorcitos causan que mis aguas sean purgadas de mi piel, sudo una gota, y otra. Son las aguas que purifican mi Ser, que pedían ser transmutadas. Ahí, la sopita de frijoles es la medicina ancestral, que poderosamente me sana, me llena de vida aquí ahora. 

Despierto profundamente, porque ahora todo mis sentidos están en pura conexión con estos alimentos. Mis manos sostienen la cuchara con la que me sirvo la sopita en la boca, mis labios, mi paladar saborean lentamente la esencia energética de cada frijolito. Mi naríz con olfato de Sagrada Jaguara inhala con profunda reverencia ese aroma de la sopita de frijoles que me recuerdan los abrazos de mamita Virginia, me recuerda la magia de su cocina, me lleva a la memoria de la presencia sagrada de comer en la mesa, de compartir la comida en familia. Ahí al centro de la mesa está nuestro altar de tribu, la energía de la Gran Madre Ancestral se nos presenta en la risa, sonrisa, y conversaciones de lo cotidiano que es amor incondicional.

Así es que, este acto soberano de comer en presencia me recuerda que no estoy sola, me recuerda que cada vez que me siento a la mesa a comer, conmigo están mis linajes de sangre y por elección, siete generaciones de ancestros que atendieron las Tierras de donde vinieron, que cultivaron las Tierras que peregrinaron, y que eligieron responsablemente compartir en familia la sagrada comida. 

Estoy despierta, cada uno de mis sentidos se involucra con el proceso de cocinar creativamente. El primer paso antes de preparar la sopa es limpiar los frijoles, los coloco sobre la mesa y voy dejando caer uno a uno dentro del guacal. Mis oídos se activan con ese ruidito, trayendo así la memoria de cuando mama se sentaba a la mesa a “escogerlos” como ella decía. Escoger los frijolitos también era la oportunidad para contarnos tantas narraciones. Luego con mis manos lavo los frijolitos, los remojo antes de ponerlos a la olla con el agua hirviendo. Mis ojos ensueñan con el color rojo Tierra de los frijolitos, el color de nuestras Raíces, el color de mi Sangre. Una poderosa semilla que ha alimentado a muchas generaciones de comunidades en la Madre Tierra. Me permito agredecer por este sustento al sembrar mi Sangre Sagrada. 

Disfrutando de la sopita de frijoles.

Las narraciones que me cuentan los frijolitos hoy por hoy son la memoria de que siempre estamos sembrando, cultivando, limpiando, conectando, siempre estamos caminando. Asímismo, es muy importante en el caminar, en el peregrinar disciplinado tomar espacios conscientes para agradecer, pausar para atender al cuerpo desde la abundancia, celebrar Ser Hogar Poesía, celebrar la esencia ancestral de cada frijolito cultivado en las Lunaciones pasadas. Con la presencia es posible manifestar la prosperidad poética de las cosechas que nuestras futuras generaciones van a recibir.

¿Qué tipo de comida casera les pide su cuerpo-Tierra de sustento? 

¿Qué tipo de relación tienen con su comida?

¿Cómo se permiten atender su Ser en mente, cuerpo y espíritu a traves de la nutrición en esta temporada en las Tierras que caminan?

¿Cómo se permiten celebrar la abundancia que reciben cada día?

Email: sanadora.nomadicspirit@gmail.com


Copyright © 2021, Erika Murcia | Todos los Derechos Reservados

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s